jueves, 14 de diciembre de 2017

Contrabandistas para Musket & Tomahawk

Nuevo avance para nuestras partidas de M&T. Soy consciente de que nuestras partidas precisan de mayor cantidad y variedad de tropas (y en breve espero irlo remediando) pero no puedo evitar añadir más civiles de distinto tipo a la mesa... En este caso he añadido a la colección una caja de contrabandistas de Foundry.
Es cierto que sus miniaturas se han quedado algo anticuadas en cuanto a modelado, que puede resultar algo tosco y voluminoso para los estándares actuales. Sin embargo lo compensan con una colección que abarca prácticamente cualquier período y ambientación y unas minis con bastante carisma: los jugadores oldschool  se sentirán a gusto.

El líder de estos delincuentes es un gigantón de aspecto siniestro. Va vestido con un enorme abrigo sin ningún adorno que no pude evitar asociar a Killearn, uno de los villanos de la película "Rob Roy":


Para darle algo de volumen tuve que hacerle seis subidas de luces, aunque en la foto no se aprecia bien.




La siguiente miniatura del grupo es un porteador y para mi gusto es la mini más conseguida del grupo. Me decidí a pintarle el gorro de color rojo al estilo canadiense: probablemente en un futuro sirva como coreur de bois en la frontera.


Ambos personajes vienen acompañados por dos guardaespaldas, que podrán servir también como civiles o milicianos.  Como inconveniente tienen que tal vez sean las que contrastan más con otras marcas por el tamaño de los mosquetes.


Como añadido extra la caja incluía tres piezas de botín / mercancía, que coloqué en sendas peanas con algunas cajas más que tenía sueltas:




Una foto de familia mientras esperan a las barcazas para entregar las mercancías:



domingo, 3 de diciembre de 2017

¡Oso lechuza!

Al final de la tarde encontramos a Tobías y su mula, o al menos lo que quedaba de ellos. Los tuétanos del pobre desgraciado debían de ser poca cosa porque aquello se nos echó encima con un chillido de hambre que aún me pone la piel de gallina. Destripó a otros dos hombres antes de que consiguiéramos abatirla.

Bernal termina el día con mal pie

En Felstad acechan todo tipo de seres peligrosos. Algunos son las creaciones mágicas de sus antiguos señores. Otros fueron invocados y ahora, libres del control de sus antiguos amos, vagan furiosos sin posibilidad de volver al lugar de donde surgieron. Otros han bajado de los páramos  que rodean la ciudad y han hecho su refugio entre las ruinas.  
No se sabe con certeza a qué origen responden los osos lechuza. Los eruditos se inclinan a creer que se trata de algún tipo de experimento mágico, fallido o no. Sea como fuere ahora deambulan por los bosques y colinas de la zona, y algunos cazan y anidan entre las ruinas.
A los cazadores y aventureros solo les interesa una única cosa de estas bestias: abatirlas antes de que ellas los descubran y decidan convertirlos en su próxima comida.



Esta mini la compré más movido por la nostalgia rolera (¡junto al Contemplador una de esas criaturas icónicas, absurdas y maravillosas de D&D!) y porque es una criatura poco frecuente  en las gamas de fantasía.


La calidad es la habitual de la marca. El modelado es bastante bueno y el precio es muy asequible; como puntos flacos la postura de la figura es bastante forzada y se antoja poco natural, y el material es el plástico gomoso (coloquialmente "plastiquete") que podemos encontrar en muchas minis de juegos de tablero. En miniaturas de tamaño humano eso supone que las extremidades y las armas se doblan, aunque en criaturas de tamaño monstruoso como esta eso no ofrece problemas. 


 Al final hemos decidido aprovecharla para los encuentros aleatorios de nuestras partidas de Frostgrave. No he encontrado la miniatura de un oso que me convenza -al menos no a un precio que me convenza- y probablemente la use usando el perfil de esta criatura sin mayor complicación.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Civiles para Musket & Tomahawk

Tenía dos blisters de Perry Miniatures  Warlord (EDITO: equivocación mía. El blister no pertenece a la gama de Perry Miniatures, sino a la de Warlord para la guerra franco india y la guerra de independencia americana) desde hace casi un año y tenía bastantes ganas de pintarlos para incorporarlos a nuestras partidas. En principio los utilizaremos como civiles que defiendan sus posesiones o como milicianos que acompañen a las tropas regulares, especialmente los que van armados con mosquetes.



Estas minis se asemejan mucho a las de Perry, tanto que me han llevado a confundirla con ella. Son bien proporcionadas, de líneas finas y sin apenas rebabas. Se pintan prácticamente sin esfuerzo y en ese sentido me han recordado a la gama de Hasslefree.


domingo, 19 de noviembre de 2017

Casa estilo Warhammer




Con las partidas de Frostgrave que estamos jugando se nos hace necesario ir rellenando las mesas con escenografía nueva. Hace un tiempo conseguí algunas láminas de espuma de poliestireno (de las que se usan como bandejas de tartas o empanadas) y decidí darles provecho.
La premisa era que no quería hacer ninguna inversión en el proyecto, tan solo utilizar el material que tenía por casa. Recordé que en una vieja White Dwarf tenía los planos de una casa para Warhammer Fantasy, así que los utilicé como plantilla.

El proceso fue sencillo: dibujé las plantillas sobre las láminas y procedí a cortarlas con un cutter y pegarlas con cola blanca y la ayuda de varios alfileres. Por desgracia no saqué fotos de esta fase...

Una vez terminé la estructura corté tiras de madera de balsa para simular las vigas de las fachadas. Les di relieve arañándolas con un punzón y las fui colocando a intervalos regulares dejándome llevar un poco por el capricho. También coloqué las ventanas aprovechando varias piezas de Mordheim.



Cuando terminé con todas las vigas rellené los huecos con pasta para madera para darle textura a las paredes. Algunas zonas las dejé sin cubrir y en su lugar  dibujé el alzado de piedras y ladrillos, como si el revestimiento de tapial se hubiese desprendido.


La chimenea la hice recortando un rectángulo de polietireno extrusionado, tallando la textura con un punzón y pegándola en la parte interior de la pared trasera. En cuanto al tejado, simples tiras de cartón de cereal cortadas en forma de tejas y solapadas una sobre otras. Un proceso sencillo pero bastante laborioso.

Capa de imprimación en gris, y a pintar. Decidí hacerlo en ocre para escapar del típico gris o blanco, aunque envejeciéndolo bastante para simular un edificio deteriorado y sin mantenimiento:





Y el resultado final después de envejecerla con lavados y aplicar manchas de verdín y musgo con césped artificial. Al final le añadí un pavimento en el porche con una tira de goma EVA  y un árbol retorcido en una de las esquinas (aunque no estoy del todo satisfecho con el resultado, lo reconozco).







jueves, 5 de octubre de 2017

Necrófagos para Frostgrave

Ahora que mi banda de estalianos está completa (al menos de momento) tocaba ponerse con la criaturas errantes que se ocultan en Felstad. A lo largo de años llegué a acumular y pintar bastantes esqueletos y zombis, de modo que he escogido los modelos oldschool  para nuestras partidas.
De entre la maraña de no muertos tenía también unos cuantos necrófagos (no recuerdo qué edición de Warhammer Fantasy) así que los he añadido a la colección peligros de la ciudad helada...


Me gusta la figura del necrófago: una criatura maldita que no termina de morir y condenada por un hambre insaciable ¡Una plaga de carroñeros de la no muerte!
No quise darles un aspecto putrefacto como el de zombi ya que no están estrictamente muertos muertos, aunque sí buscaba un color malsano. Utilicé un método de pintura rápido pero efectivo con varios capas de gris aplicadas con pincel seco, iluminando en tres o cuatro subidas de tono.
Luego apliqué un último pincel seco de Rotten Flesh de Games Workshop insistiendo en las zonas donde la piel presentaba peor aspecto.
Como detalles di un lavado de tinta púrpura muy aguada en las heridas, y resalté las sombras finales y las hendiduras con un lavado de tinta Agrax .


¡Ahora mis estalianos tendrán algo más de lo que preocuparse además de las bandas rivales!

martes, 26 de septiembre de 2017

Mis no - estalianos para Frostgrave (V)

GUILLERMO CAMARGO (ballesta)


...y el muy gallito se puso con la manzana a más de doscientos pasos ¡jajajaja! yo perdí la apuesta ¡jajajaja!¡pero el imbécil se dejó una oreja clavada en la pared!


Oriundo de la sureña Almagora, Guillermo hereda los rasgos de los antiguos conquistadores provenientes de Arabia. Los habitantes de Almagora tienen fama de reputados ballesteros, que 
en el pasado se cobraron un elevado precio en sangre durante la reconquista de la ciudad. Guillermo lleva con orgullo esa herencia.
Sus frecuentes incursiones en los bosques señoriales han empezado a llamar la atención de los alguaciles, que intentan en vano cogerle con las manos en la masa. Guillermo sabe que es cuestión de tiempo que los guardabosques le esperen con una encerrona o, aún peor, que sus andanzas lleguen a oídos del conde y éste lo envíe a pudrirse a las minas. Tal vez sea momento de buscar fortuna en otra parte...

Para el ballestero de la banda escogí esta miniatura de entre los ballestero imperiales de Gamezone. Es sensiblemente menor a sus compañeros de Mom Miniatures... pero nadie dijo que todos los aventureros tengan que medir lo mismo. Es una mini bastante correcta, que no luce con tanto carisma como el resto de la banda pero con un aire clásico que le haría encajar muy bien en un ejército imperial de Warhammer Fantasy, o incluso en uno histórico.


BERNAL "EL MAYOR" (lanza)

Vengo de una tierra donde no se pone el sol
Rodeada por el mar
Y de un viento abrasador
Nací sin nada así que nada os debo dar
Solo algún detalle más
De la gente que encontré...


Rondero fue su abuelo, rondero su padre y ronderos él y sus hermanos. Que le cuelguen si pasa el resto de sus días mirando las mismas paredes, comiendo la misma sopa de ajo y quemándose el pescuezo patrullando el puñetero camino del Arroyo de las Culebras entre las rocas requemadas por el sol. 
Nah. No hay guerras a la vista, al menos hasta que alguna ciudad decida ajustarse las cuentas con los vecinos de al lado y los señores necesiten quien le haga el trabajo sucio. Pero en toda partes hacen falta tipos con redaños y brazos fuertes, me juego el cuello.

Quería al menos un infante en mi banda, pero no me pegaba un arma de aspecto pesado como un hacha o un espadón. Por otro lado los estalianos son reconocidos por sus formaciones de piqueros, aunque un piquero entre las estrechas calles de Felstad no tenía mucho sentido. Así que decidí hacer un infante con una lanza larga, que sería un buen apoyo para sus compañeros en combate.


Esta es la única mini que he modificado para mi banda. El cuerpo pertenece a un arcabucero imperial de Warhammer Fantasy, y la cabeza y los brazos a un alabardero imperial. Corté la alabarda a la altura de la mano, taladré ambas manos y les pasé una varilla de cobre para formar el astil de la lanza.
La parte complicada fue colocar ambas manos en la posición adecuada y pegarlas a los brazos, lo que me llevó varios intentos.
Para personalizarla un poco modelé con masilla refuerzos en el cuello y los bajos de la armadura de cuero tachonado, simulando un abrigo de pelo para protegerlo del frío. También decoré la punta de la lanza con un penacho, que además serviría de refuerzo para evitar roturas. El resto fue añadir un zurrón y unos guantes de una caja de bretonianos... y listo, Bernal está preparado para patrullar entre las ruinas de Frostgrave.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mis no - estalianos para Frostgrave (IV)

FÉLIX ULLOA (espada, daga vizcaína)

“Es el fin del mundo, Excelencia. Cuando Mitra nuestro Señor creó Felstad lo alumbró con un sol negro: un sol hereje, que ni calienta ni te seca la lluvia que te moja los huesos para siempre. Es una tierra extraña, poblada por gente extraña que nos teme y por criaturas que nos odian y que jamás nos dará tregua.
Quita más que el sueño, Excelencia. Felstad es el infierno” 


Félix participa en la expedición a Felstad desde una posición aventajada: es el único que ya ha contemplado las ruina de la ciudad maldita con sus propios ojos, ya que sirvió como ojeador para una caravana de mercaderes que se dirigía hacia el norte. Así se lo narró a Lisabetta con todo lujo de detalles.
La ventaja que supone su guía (y, para qué negarlo, el encanto que Ulloa es capaz de desplegar con las mujeres hermosas) hizo que el informe de Lisabetta fuese favorable, y durante el viaje Félix no dejó de  ilustrar el camino con todo tipo de observaciones sobre los refugios y peligros que irían encontrando.
Hay un único dato que Félix ha olvidado mencionar, y es que tan solo ha contemplado las ruinas de Frostgrave desde la lejanía. La caravana cambió la ruta poco antes de llegar, cuando les informaron de que los aldeanos del valle estaban aquejados de fuerte fiebre. Jamas llegaron a poner un pie ante los muros de la ciudad.


Necesitaba un personaje armado con dos armas para representar a mi cazatesoros, y esta mini de Mom Miniaturas era perfecta con su espada ropera y su daga de parada (también conocida como "vizcaína" o "main gauche"). Quizás lleva demasiada armadura para alguien que ha sido contratado para deslizarse por pasadizos y aberturas estrechas, pero tampoco se le puede reprochar que pretenda mantener el pellejo intacto.
Respecto a la calidad no puedo añadir mucho más que en las entradas anteriores: buenos precios, modelado más que correcto, con mucha personalidad y sin fallos de molde a excepción de algunas burbujas fáciles de corregir, algo que me temo es inevitable en un material como la resina. Frente a críticas que había leído de la calidad de su gama (al menos de sus primeras miniaturas) yo no puedo más que dar un balance positivo de ésta.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...