sábado, 4 de junio de 2011

Cuando la realidad iguala a la ficción (I)

Hace un par de semanas he estado de viaje en París, y convencí a mi mujer de que no podía irse de la ciudad sin conocer el Hospital de Los Inválidos. Se trata de un enorme edificio que Napoleón ordenó construir para dar alojamiento a los veteranos de sus campañas, y que hoy día alberga (en la cercana Iglesia del Domo) la monolítica tumba del advenedizo gobernante. La tumba en sí es de un estilo muy del gusto de cualquier emperador que se precie: enorme, pretenciosa, fría y rozando el mal gusto.

¿Y a qué viene esta entrada tipo guía de viajes chunga? Pues a que lo que antes era un hospital ahora es el museo de la guerra, con una enorme ala del edificio dedicada al arte de masacrar a tu vecino entre los s. XII y XVII, otra dedicada a los ejércitos de época napoleónica (no podía ser menos, aparte de ser un "padre de la patria" para los franceses hay que reconocer que el tipo era un genio militar)... y otra dedicada a la 1ª y 2ª Guerras Mundiales. Y esta parte es la que más deseaba conocer, porque la 1ª Guerra Mundial es una época que me apasiona y porque es un período que que no se encuentra expuesto en cualquier museo.

Esta época estuvo protagonizada por una guerra donde la ambición desmedida de los gobernantes dejó de lado cualquier consideración moral, donde la ciencia y el progreso se volcaron íntegramente en buscar los métodos más efectivos de exterminar al contrario, los soldados eran para los generales una simple estadística que enviar al matadero, y las terribles trincheras de Verdún y el Marne tal vez el paisaje más parecido al infierno que hayamos podido encontrar en la tierra. Cuando esa pesadilla acabó los dirigentes de las naciones implicadas se prometieron que no volverían a cometer semejante error; veinte años después comprobaron que no solo podían repetir semejantes atrocidades, sino que podían llegar a superarlas.

Los creadores del oscuro trasfondo de Warhammer 40.000 se han inspirado en buena parte en este período tan oscuro: el totalitarismo, la deshumanización, el individuo al servicio de un Estado mastodóntico, monolítico e insensible... Echadle un vistazo a las fotos del museo que saqué y luego volved a pasearos por el trasfondo y la estética de la Inquisición, el Korps de la Muerte de Krieg, los renegados de Vraks, la serie de los Fantasmas de Gaunt (en especial "Plata Pura"o "La Armadura del Desprecio"))...

En mi opinión la ficción no suele superar a la realidad (por fortuna), pero desde luego a veces encuentra un buen espejo donde mirarse.

(Las fotos son pésimas, juraría que las luces estaban colocadas a propósito para impedir sacarlas en condiciones...)

Soldados coloniales británicos posando sobre una batería costera

Tropas alemanas desfilando



Las trincheras

Maqueta de una sección de trincheras

Preparando un asalto







Propaganda francesa

Propaganda de reclutamiento polaca


El Imperio necesita hombres...

Que vienen los hunos!

Otro cartel francés. La estética era menos optimista...

...que la de los yankis

¿Un Land Raider?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...