miércoles, 28 de marzo de 2012

ATZ. La horda va creciendo

Entre tanta ambientación, partidas de pruebas y presentación de personajes, ya iba siendo hora de presentar a los que son los verdaderos protagonistas de nuestra campaña de All Things Zombie. Ahora que he terminado de pintarles las peanas y están presentables les he podido tirar unas fotos.
Debo reconocer que pintar zombis me relaja. Te permiten experimentar con muchas tonalidades al pintar la piel y desmelenarte pintando manchurrones de sangre; y si el resultado no te convence, siempre puedes enmascararlo con un buen lavado de Devlan Mud, que no quedará mal. Al fin y al cabo, que los zombis vayan sucios es casi obligatorio.

A la hora de empezar el proyecto de horda, tenía claro que quería aprovechar todas las matrices que tenía por casa de zombis de Games Workshop. Puede que su aspecto no sea el más adecuado para una ambientación contemporánea,  con sus ropas medievales y ese aspecto cabezón, pero darían un buen núcleo desde el que partir. Además siempre me han gustado estas figuras, y sé de alguien a quien le vendrán muy bien como Zombis de Plaga en nuestra -interrumpida- campaña de Warhammer 40.000...

Para que con su aspecto no dieran demasiado el "cante", me decidí a pintarlos en tonos muy oscuros y "podridos", con ropas de tonos muy apagados. De este modo no llamarían demasiado la atención mezclados con zombis de otras marcas. Para ello hice uso y abuso de la tinta púrpura y del Devlan Mud, y cuando la mini estaba terminada le daba una última capa de tinta negra extremadamente diluida.




Una foto de detalle de algunas reliquias, a las que tengo mucho cariño. Con algunas de ellas empecé a pintar hace ya un montón de años. La primera por la izquierda es el viejo zombi del Heroquest, juego en el que me inicié en esto de las minis. Recuerdo haberle cortado la peana con un cuchillo de cocina calentado con una vela y pillar un tremendo mareo con los vapores del plástico... ¡nada recomendable! (MODE Abuelo Cebolleta OFF). Aunque los años no han pasado en balde con esta mini, para mi gusto era de las mejores del juego.
Las siguientes pertenecen al catálogo básico de minis de Warhammer Fantasy (ni idea de las referencias). Todavía conservan ese toque de humor negro y detalles gore que eran marca d ela casa de GW. La segunda por la izquierda está tal como la pinté hace casi veinte años (estoy bastante contento con el tono de piel conseguido), así que me he limitado a cambiarle la peana.
En cuanto a la tercera, como curiosidad es la única mini de GW que es "anatómicamente correcta", como suele decirse. Que lleva los colgajos visibles, vaya. Al menos yo no sé de otras minis así en la gama antigua, y menos aún en las gamas más recientes.
El cuarto zombi es bastante normalito y su pose no me convence mucho, la verdad. Además me quedó con un aspecto demasiado oscuro que llega a tapar algunos detalles. Tal vez le toque otra mano de chapa y pintura...algún día.
Y el quinto es una mini con cierta complicación, sobre todo a la altura de las caderas, donde los detalles son difíciles de distinguir ¿dónde empieza el hueso visible y cuál es piel y harapos? De todos modos los detalles del ojo colgando y el cuervo posado sobre el hombro mientras le picotea los sesos, hace que no tenga precio.


Y ya con los zombis de estética contemporánea. Esta es la primera remesa de la caja de Wargames Factory, aún me queda otra docena. Los zombis de Wargames Factory  tienen seguidores y detractores por igual: a su favor tienen unas poses bastante conseguidas (son multicomponente), que están bien proporcionados, y sobre todo que tienen un precio más que interesante: 30 zombis por alrededor de 18 €.
En su contra tienen la calidad de los moldes: en ocasiones deja bastante que desear y muchos de los detalles de las minis están apenas insinuados, así que toca darle trabajo extra al pincel.

Y foto de familia numerosa. Pronto iré aumentando la horda con algunos modelos nuevos a los que estoy deseando hincar el diente.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...