viernes, 8 de febrero de 2013

Zombis de Studio Miniatures ( II )

Aunque el año ha comenzado bastante ajetreado, ayer  conseguí pintar las peanas de los últimos zombis de Studio Miniatures antes de caer dormido en el sofá (junto con alguna cosilla más que espero ir adelantando en breve) y hoy he aprovechado un hueco libre para presentároslas.


La quinta mini de la caja es una chica a la que pinté en tonos suaves: un jersey rosa y pantalones blancos, con un lavado bastante ligero de tinta Gryphonne Sepia de GW. Como la chica era joven y no presenta un aspecto demasiado deteriorado le pinté la piel en piel clara y la iluminé con algo de marfil aplicado en varias capas suaves, sin más complicación.



Para la herida de la cara seguí la fórmula de las veces anteriores (Mechrite Red de GW y Azul Real de GW), teniendo cuidado de no ensuciar el resto de la cara. Luego sombreé los detalles escabrosos (como la cuenca del ojo)  con tinta azul oscuro muy diluida, y le dí a la piel de alrededor de la herida una mezcla de tinta azul y marrón para darle un aspecto maltratado.



El segundo zombi arrastra una escopeta -que obviamente parece haberle servido de poco- y sujeta en la otra mano algo que todavía no he sabido identificar... he optado por pintarlo como un trozo de carne. Sin tener muy claro los colores que darle he tirado por la calle de en medio con colores bastante neutros: azul grisáceo para los vaqueros, verde medio para la zamarra, y ocre para la camiseta. La miga de la mini estaba en pintarle el rostro -la mitad de la cabeza tiene un aspecto destrozado- y el enorme desgarrón del vientre. Creo que con el segundo debería haberme esmerado más, pero decididamente empiezo a acusar la falta de tiempo y el cansancio, así que lo resolví con varios lavados de tinta roja, azul oscuro, negra y marrón en distinta proporción.



El tercer zombi es tan solo un torso. El modelado es bastante bueno aunque la pose alzándose sobre las manos no me termina de gustar, creo que si la hubieran modelado arrastrándose hubiese resultado más convincente. En cualquier caso me recuerda mucho al zombi del primer capítulo de "Los Muertos Vivientes", y decidí diferenciarlo del resto del grupo dándole un aspecto muy deteriorado, marcando las sombras para que parezca más... eh... cadavérico.



Y para el final he decidido dejar la que sin duda es la mejor mini de la caja. Cuando Morguez la vio dijo que le recordaba a Hugh Hefner, de modo que nuestro podrido amigo ha quedado involuntariamente bautizado... Hugh es un hombre maduro vestido (es un decir) con un albornoz, sosteniendo aún su vieja taza de desayuno en la mano... y que calza unas zapatillas de peluche de conejito. Uno de esos secretos que arruinarían la vida -o la no vida- de cualquiera ¡Sin duda la mini rebosa genialidad!

Una auténtica foto indiscreta, por varias razones...


La mini en sí no es especialmente complicada  de pintar. Como no podía ser menos, pinté el albornoz en rojo para asemejarlo al batín de Hugh Hefner. La carne la sombreé con varios lavados de púrpura, iluminándola con varias capas de marfil. La herida del torso la pinté en rojo y luego la oscurecí con lavados de púrpura y azul oscuro. Con el rostro me esmeré algo más perfilando la herida del labio y detallándole los dientes, además de resaltarle el ceño y la frente en colores más claros. Creo que el resultado ha merecido la pena.

Aunque he acabado bastante cansado de pintar zombis en el último año (alrededor de sesenta, lo que es bastante para mi ritmo de pintado) y necesito hacer un paréntesis, lo cierto es que disfruto bastante pintándolos y sé que tarde o temprano volveré a hacerme con unos cuantos. Los zombis son lentos, pero muy persistentes...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...