jueves, 7 de abril de 2011

Campaña: el plan de los chicos malos


El plan maestro de la Legión Alfa

La ofensiva a la puerta de Cadia se encuentra en un punto muerto, y la 13ª Cruzada Negra está cada vez más cerca de fracasar. Las fuerzas imperiales comienzan a acudir en número cada vez mayor al sector, y el frágil equilibrio de fuerzas está a punto de cambiar. Consciente de este hecho, Abbadon ha comenzado a organizar
una retirada estratégica a la vez que elabora un nuevo plan con el que coger desprevenido al odiado Imperio.

Reunido con algunos de los jefes más importantes de las facciones de la Legión Negra, Abbadon ha ordenado iniciar toda una serie de campañas de saqueo a lo largo del Segmentum Ultima. El objetivo: obligar al Adeptus Terra a redirigir los refuerzos que se hallan en camino hacia la Puerta de Cadia y dispersarlos por todo el Segmentum, persiguiendo a unos incursores que en realidad son un elemento de diversión. Esto podría permitirle retomar la iniciativa en la propia Cadia antes de que la fuerza del Imperio sea abrumadoramente superior o, en el peor de los casos, retirarse con seguridad al interior del Ojo del Terror mientras obliga a las fuerzas imperiales a dispersarse en una cadena cada vez más delgada y tirante a lo largo de todo el Segmentum Ultima, persiguiendo simples fantasmas.


El complejo plan de Abaddon tiene a uno de sus principales valedores en el príncipe demonio Kain de la Legión Alfa. Kain y su banda de Unitarios poseen una enorme base en el interior de la nebulosa Lágrima de los Mártires, y han culminado un plan que de tener éxito sumirá al sector Sardanapalus en una descomunal anarquía, lo que permitirá la supremacía de sus fuerzas en todo el sector. Para este plan de largo alcance se ha hecho necesario contar con enormes recursos y fuerzas de todo tipo. Lord Kain ha forjado nuevas alianzas con señores menores y recurrido a desempolvar viejos pactos y antiguas deudas, respaldado por la autoridad del propio Abbadon. De este modo Serpex de los Berserkers Negros, Harusshep de los Mil Hijos y Kosaro de los Guerreros de Hierro han acudido a la llamada de Kain, dispuestos para la guerra.

Dentro de
esta red de intrigas la Legión Alfa ha estado reclutando soldados humanos desde hace años. El objetivo final es crear una fuerza bien armada, equipada y entrenada capaz de oponerse por sí misma a las fuerzas regulares del Imperio, bajo el mando de algunos de sus propios marines. Phoros es uno de los mundos donde se han estado realizando estas operaciones de reclutamiento: sus habitantes, individuos desvinculados de la Ley Imperial y endurecidos en una vida de lucha por la supervivencia, son candidatos muy prometedores.


Inevitablemente el movimiento de tropas y naves hacia la nebulosa se ha intensificado en los últimos meses y aunque de momento no se han producido enfrentamientos de importancia, la Armada Imperial sospecha de estas actividades y ha decidido colocar una red de vigilancia que incluye a Phoros. La Legión Alfa ha decidido iniciar su ataque desde este planeta y acceder a los mundos interiores sin ser detectados. Phoros es sin duda la puerta para acceder al subsector Maginor.



En la disformidad los aliados de Kain también planean colaborar con el príncipe demonio. El momento culminante de la operación será convertir uno de los mundos más importantes del sector en un planeta demoniaco. A tal fin los alquimistas del Mechanicus Oscuro están terminando de forjar unos terribles instrumentos: enormes portales dimensionales móviles capaces de fijarse en determinados lugares y de abrir portales a la disformidad en cualquier planeta. Los núcleos de los motores de disformidad son un componente esencial de estos artefactos, lo que explica el aumento de los ataques piráticos y las desapariciones de naves en las inmediaciones de la nebulosa. Las implicaciones de estos artilugios pueden ser terribles....... 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...