miércoles, 30 de marzo de 2011

Campaña: el incidente de Phoros

En breve iniciaremos una pequeña campaña a dos jugadores en nuestro club de juegos, ambientada en la insegura nebulosa Lágrima de los Mártires. Este es el trasfondo que hemos ideado para la campaña por parte del bando imperial, y en breve colgaremos el de la Legión Alfa.


Phoros es el tercer planeta del sistema Somerset, en el subsector Maginor. Aunque formalmente se halla sometido a la Lex Imperialis lo cierto es que se trata de un mundo insignificante, sin recursos naturales dignos de mención, alejado de las principales rutas comerciales y sin las condiciones atmosféricas necesarias para soportar poblamientos masivos. Además su posición, demasiado cercana a la insegura nebulosa Lágrima de los Mártires, tampoco favorece la presencia de grandes urbes en el planeta. Desde siempre Phoros ha pasado desapercibido para el Administratum como lo haría una mota de polvo entre los estantes de una inmensa y centenaria biblioteca.

Planeta Phoros (fuente: prefectura de Sardanápalus Nova)
Debido a su aislamiento Phoros se ha convertido en la tierra prometida de algunos individuos que han preferido vivir por su cuenta, alejados de la estricta Lex Imperialis. Estos pobladores malviven en pequeños asentamientos rurales y ganaderos, intentando arrancar míseras cosechas de unas tierras pobres y con una atmósfera tan baja en oxígeno que es necesario emplear equipos básicos de respiración para desempeñar tareas prolongadas.

Algunas pocas aldeas han conseguido prosperar y han dado lugar a la aparición de pueblos fortificados, que contemplan con recelo a los asentamientos vecinos y con abierta hostilidad a los extraños. No es para menos si se tiene en cuenta que este planeta no solo es refugio de aislacionistas, fanáticos religiosos y aventureros: también suele ser objeto de atención de ocasionales grupos de saqueadores, bandas de esclavistas, mutantes y violentos señores de la guerra locales con delirios de grandeza. En Phoros el estilo de vida es duro, violento y a menudo corto, y puede acabar bruscamente en cualquier momento.




En las últimas décadas Phoros ha ido saliendo de su aislamiento debido a los crecientes ataques piráticos al subsector Maginor desde el interior de la nebulosa, lo que ha obligado al Prefecto Mayor a tomar medidas. La más ambiciosa consiste en la creación de una red avanzada de puestos de escucha y observación, que permitirá a las fuerzas militares del subsector responder a estos ataques con rapidez y garantizar la seguridad de, al menos, los mundos principales. Phoros ha resultado ser un lugar apropiado para establecer varios transpondedores astropáticos, lo que permitirá el funcionamiento de la red de vigilancia a lo largo de la franja noroccidental de la nebulosa.

Para cumplir este objetivo se ha destacado una misión oficial desde Sardanapalus Nova, la capital del Subsector Maginor, bajo la autoridad del Adepto Herman Soret y el transmecánico del Mechanicus Jashi Passumi. Sus instrucciones son claras: asegurar una base permanente en el continente occidental de Phoros, aparentemente el más poblado y estable, y después establecer tres puestos de escucha en la superficie del planeta.
La misión está formada por cerca de 53.000 efectivos civiles y el 18º Regimiento de Port Belisario. Se trata de una fuerza militar veterana evacuada tras la fallida defensa de Ciudad Jarkov, que debe reorganizarse con los reemplazos asignados tras las batallas contra los Orkos.

Tras establecer el asentamiento principal el Adepto Soret ha ordenado a las tropas a su cargo efectuar distintas misiones de reconocimiento más allá de las Montañas Maxin, frontera natural entre el continente occidental y el resto de la masa continental del planeta. Hasta el momento, los informes no han aportado ninguna novedad...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...