miércoles, 4 de mayo de 2011

Pintando el tablero modular de GW

Antes de empezar con la entrada (que tiene su pequeña trampa) quiero anunciar que el 18º de Port Belisario permanecerá inactivo durante un par de semanas. Volveré pronto con más cosas -los pinceles no han estado precisamente ociosos- pero como digo habrá un pequeño paréntesis. De modo que no vayan a perder la fe en el Emperador, ciudadanos...


Para no dejaros con mal sabor de boca a los que sigáis este blog he rescatado este viejo hilo del foro de nuestro club. Creo que es interesante y que a alguno puede darle alguna idea útil. Como siempre, toda crítica es bien recibida!


Ayer por la tarde nos reunimos el General Tresillo, Morguez y yo para pintar el tablero modular de GW, que ya llevaba demasiado tiempo esperándonos. Teníamos más o menos claro que no queríamos que fuera en los colores típicos en gris y marrón, y contemplábamos la posibilidad de meter algunos tonos para que quedara más de este estilo: 


(Imagen extraída del libro "Río Tinto: viaje a Marte")



De modo que nos pusimos manos a la obra en el caluroso estudio de Robertmorguez. Para ir adelantando trabajo mientras llegaba el General Tresillo empezamos a imprimar las planchas en color negro de manera ligera, dejando algunos parches sin pintar. La finalidad era crear una base para obtener diferente intensidad en los tonos, lo que le daría un aspecto más heterogéneo. 





Después aplicamos una capa base de color marrón rojizo a pincel seco, de esos de brocha gorda, y luego dimos otro pincel seco de gris en las zonas que queríamos que resaltaran. 




Aunque nos estaba gustando el aspecto que iba cogiendo había demasiado contraste entre los dos colores anteriores, de modo que dimos un tercer pincel seco de marrón claro a modo de mapeado para suavizar el contraste e introducir mayo variedad de tonos 



El tablero iba cogiendo buen aspecto pero seguía notándose demasiado las pinceladas, y yo sugerí dar un lavado general de amarillo. El resultado deslució lo que habíamos conseguido pero más tarde demostró ser un acierto, ya que unificó la base de color sobre la que luego empezar a aplicar los detalles.




Tras unas cervezas descansito mientras se secaba la pintura pasamos a aplicar un segundo lavado, esta vez de verde, que le dio un aspecto francamente espectacular. Todos quedamos bastante contentos con el resultado: rompía con la gama anterior de colores y le iba dando “vidilla”, y porque le daba un cierto aspecto de “mundo necrón” que el General Tresillo quería para el tablero, pero sin que quedase demasiado obvio. ¡Íbamos por el buen camino! 




Era hora de que aquello pareciese un auténtico erial. Robertmorguez propuso dar un lavado de naranja en algunos puntos concretos, concretamente en la base de los grandes escalones de las piedras y algunas grietas, como afloramientos de minerales o acumulaciones de escorias.


Y por último, el gran toque final del día. Para reforzar ese aspecto de afloramientos minerales, procedimos a aplicar pigmento amarillo y óxido a los escalones de roca. Un trabajo laborioso que requirió eliminar todas las pequeñas motas de polvo de pigmento que había esparcidas por el tablero con la ayuda de un trapo húmedo (de lo contrario te encontrabas con un buen borrón tras retirar el brazo), pero el resultado valió la pena. 






Los brillos metálicos de las crestas se hicieron frotando una barra de grafito, que también dieron un efecto muy chulo.




Después tocó meterle pincel a los detalles, o lo que es lo mismo: a esas fosas llenas de cráneos que hay diseminadas por todo el tablero. A ninguno nos gustaban mucho porque temáticamente daban demasiado el cante (salvo que juegues en un antiguo campo de batalla, un lugar maldito, una necrópolis o algo así); dejarlo sin pintar deslucía un tanto el tablero, pero pintarlo igual hacía que resaltasen más de la cuenta.
¿La solución? Disfrazar las grietas como si fueran pozas o ciénagas, que no los ocultarían pero sí los harían pasar desapercibidos, y si se deseaba podrían contar como charcas de movimiento difícil ¡Voilà!


Primer paso: pincel seco de Carne Clara de Vallejo a todos los cráneos del tablero (que son un buen puñado, oiga).



Segundo paso: aplicación de tinta Griphone Sepia y Ogre Flesh de Citadel a los cráneos, para darle volumen.






Mientras la tinta se secaba la aplicamos también en las escarpaduras, para dar algo de relieve y definición a los pigmentos:


(El último paso fue echar una capa delgada de "Efecto Agua" de Citadel en las hendiduras, a las que posteriormente se les darían varios lavados de marrones y verdes para sugerir agua estancada, pero nos quedamos a medias y pendientes de terminarlo. Cuando por fin nos reunamos para terminarlo lo presentaremos ya terminado. O eso espero...)

¡Hasta dentro de un par de semanas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...