viernes, 21 de octubre de 2011

Cambiando de tercio: Command & Colors

Hacía ya tiempo que tenía una cuenta pendiente con los wargames históricos, un tema que siempre me ha atraído y desanimado a partes iguales: poco tiempo, poco espacio y demasiadas minis en la cola de producción me echan para atrás a la hora de meterme en nuevas temáticas. Y aunque no desdeño una partida a wargames más "clásicos", de esos de tablero y fichitas de cartón, lo mío siempre han sido las mesas llenas de escenografía y minis pintadas. Cuestión de estética.

Sin embargo en nuestro club de juegos, Mentes Hexagonadas, acaba de comenzar una liga de Comand&Colors y me he obligado a participar, ya que me ha parecido una oportunidad perfecta para ir probando otras temáticas sin necesidad de dejar temblando mi bolsillo y mis estanterías, y tenía ganas de volver a cruzar dados con algunos compañeros del club a los que veo menos.



La elección del juego me ha parecido de lo más acertada por parte de los organizadores: un juego rápido con una temática interesante (recrear las batallas más famosas de la Antigüedad, de modo que quien espere escenarios equilibrados al "modo torneo Wh40k" está muy equivocado), un reglamento sencillo que se asimila con mucha comodidad desde la primera partida, y con una mecánica sin embargo lo bastante compleja como para suponer todo un reto para los jugadores.

Resumiendo por encima, la mecánica consiste en utilizar distintas cartas de órdenes para  activar sus distintas unidades en el centro y flancos del tablero. Algunas activan tan solo las unidades de un flanco o el centro, otras las que se hallan en el radio de acción del general, otras sólo determinado tipo de unidades... la variedad de cartas existentes y de tipos de unidad disponibles, el terreno y algunas reglas especiales poco complejas dan un amplio campo de juego.

Por si alguno no conocía el juego y le interesa, aquí tiene una reseña mucho más detallada de cómo funciona el juego.



Como digo, la sensación que saqué del juego ha sido muy positiva y me ha dejado con ganas de más. La única pega que le pongo es el escaso cuidado que han puesto en su acabado, que le da un aspecto anticuado: cuadros de madera, colores planos, tableros frágiles y de aspecto un tanto insulso. No ha sido traducido al castellano, aunque existen en la red multitud de ayudas para hacer las partidas más fáciles, desde traducciones de las cartas y cuadros de resumen de las unidades hasta cartas reelaboradas con ilustraciones más atractivas.

En la primera ronda de la liga el escenario escogido fue la batalla de Akragas, donde cada jugador nos cambiaríamos de bando. En la primera vuelta me toco llevar a los cartagineses y fui literalmente barrido por mi oponente con una serie de estratégicas que dimos en llamar "media luna de la muerte". Si esto hubiera sido una partida de Epic 40.000 lo podríamos haber considerado Aniquilación.



Peero... a la segunda vuelta me toco llevar a los romanos, y esta vez la victoria fue para mí (aunque más ajustada que la partida anterior). Y es que la infantería pesada vale su peso en oro y los romanos llevan la voz cantante en este escenario, pese al castigo de los carros cartagineses.

¿Está rezando Dessmond a sus dioses?¿Ha sacrificado los suficientes primogénitos?


Dessmond vuelve a intentar "la media luna mortal", pero sin éxito

En definitiva, una tarde intensa y sobre todo muy divertida. El juego me ha encantado y estoy deseando volver a catarlo. Si tan solo llevase algunas minis de verdad....
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...