viernes, 3 de febrero de 2012

Partida de prueba de All Things Zombie

El viernes pasado nos reunimos por fin a estrenar el ansiado All Things Zombie. Teníamos claro que se iba a tratar de la partida para cogerle el pulso al reglamento, intentar aplicar el mayor número posible de reglas... y ver dónde se queda cojo un reglamento que a primeras luces nos había dejado muy buena sensación.

Acordamos que cada jugador llevaría una sola miniatura de Reputación 4, y que tiraríamos a suertes dos Atributos para cada uno. Los resultados fueron grandiosos y formaron un grupo de un Tonto, un Alfeñique, un Lento... (sí, también hubo resultados buenos, pero esos no son divertidos de contar!)

Mientras unos rellenaban la ficha de personaje otros iban montando el tablero, que habíamos decidido sería del tipo Suburbio. Objetivo de la incursión: encontrar al menos una unidad de comida para cada jugador, y dos armas. Pronto íbamos a ver que éramos muy optimistas...



Con los personajes listos y las armas cargadas, los desplegamos en un borde del tablero y a continuación generamos los zombis. Una cantidad interesante de zombis para empezar...

¿Son pocos? Noo, hay más, pero no salen en la foto

La activación es sencilla, aunque tuvimos que cambiar el chip y adaptarnos a ella: cada bando tira 1D6 contra su Reputación (tanto los humanos como los zombis tenían Rep 4), y si sacan la tirada se activan y pueden actuar. Si fallan no actúan ese turno, aunque pueden reaccionar ante distintos ataques y acciones.

En e primer turno, viendo que la avenida estaba ocupada y que no estaban activados decidimos ir por la trasera del edificio gris. Excepto Jack, que al tener el Atributo de "Tonto" falló su tirada y se quedó parado en medio de la calle decidiendo qué hacer.
En el lateral acabamos con dos zombis que se encaminaban hacia nosotros con sendos disparos; pronto comprobamos que las armas de fuego son muy necesarias, pero acaban atrayendo demasiado la atención.



Mientras nosotros comprobábamos que abrirse paso por allí iba a ser difícil, Jack resultaba asaltado por detrás por un zombi solitario que apareció bordeando el tablero. Consiguió reaccionar y acabar con él con las manos desnudas sin despeinarse.


Fue una ilusión momentánea. Jack siguió sin conseguir activarse dos turnos más mientras los demás íbamos reculando presionados por los zombis, mientras los de la avenida se abalanzaban sobre nuestro obtuso amigo y terminaban dándose un banquete con él...


El corazón de este juego son los chequeos, realizado siempre contra tu Reputación. Para cargar, para ser cargado, para disparar, al ser disparado, la primera vez que ves a un zombi... y cuando contemplas cómo los zombis se dan un festín con un compañero. Oz y Morguez pasaron sus chequeos, pero yo no... y caí de rodillas viendo morir a mi compañero. Viendo que la situación era insostenible, mis compañeros me abandonaron allí mismo y salieron de estampida (en realidad no logramos encontrar la regla para cargar con un compañero caído, así que optaron por la solución rápida).

Mientras los zombis de la avenida estaban ocupados varios turnos devorando a Jack, yo logré recuperarme a  tiempo para abatir a varios podridos que se me abalanzaban, pero definitivamente eran demasiados y también acabé cayendo. Más tarde descubriríamos que los zombis eran peores combatientes que los humanos y nosotros los estábamos tratando como tales, pero ya daba igual y de eso se trataba la partida, de   irse haciendo con el reglamento.

Morguez y Oz logran escabullirse por entre los callejones para ponerse a salvo. Incluso logran llegar a la gasolinera abandonada y registrarla en busca de algo útil, pero sin éxito. Sin nuevos víveres, sin nuevas armas y con dos compañeros caídos... ¡la expedición había sido un fracaso en toda regla!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...