viernes, 15 de julio de 2011

Partida de prueba de Infinity

Ayer por la tarde tuve ocasión de estrenar el reglamento de Infinity en una de las mesas de juego de Runa. Allí me presenté, con mis minis sin pintar (perdóname, NIgel Stillman ) con un grupo de amiguetes con la misma curiosidad y la misma poca experiencia con respecto al juego.
 Estas son mis primeras impresiones sobre Infinity, después de un brutalmente corto -y doloroso por mi parte, todo hay que decirlo- enfrentamiento entre las tropas de Aleph y el Ejército Combinado.

Me ha gustado. Bastante mucho, asumiendo que la de ayer era una partidilla del tipo pachanga, en que lo importante era cogerle el pulso a las reglas principales y las distintas unidades y equipo. Mi lista de  ejército (la caja de inicio del Ejército Combinado) probablemente hacía aguas por los cuatro costados, pero no era lo primordial.


El meollo de las reglas acción - reacción no es demasiado complicado y se capta en un par de movimientos.  Lo que sí tiene más miga es controlar los perfiles de las armas y el distinto equipo, que otorgan distintas ventajas y que a mí me llevará varias intentonas llegar a controlar. Por otro lado la madre del cordero está en sacarle auténtico jugo a las posibilidades que tienen todos los tipos de órdenes y ORAs (Órden de Reacción Automática) que existen.

Otra cosa que he comprobado, y que puede llevar a equivocación a un jugador sin contacto con el juego, es pensar que Infinity es un juego de escaramuzas "realista". No lo es. El hecho de que puedas invertir todas o buena parte de tus órdenes en una sola unidad para dar un golpe de mano (algo muy común de hecho) carece por completo de realismo. Avisados quedan. Pero a cambio sí que le da un tremendo dinamismo a las partidas, con las miniaturas moviéndose de un lado para otro constantemente, buscando aprovechar líneas de tiro y coberturas al máximo. Esto permite ejecutar acciones muy "al estilo manga" que pueden resultar espectaculares y memorables. Para tranquilizar al jugador al que este estilo de juego pueda tirarle para atrás le diré que las reacciones automáticas del adversario (ORAs) y el sistema de críticos puede hacer que eso te salga caro, lo que atempera el estilo de juego: son cartas que debes jugar con sabiduría o tus mejores unidades pueden acabar fritas con cierta facilidad. De hecho con bastante facilidad...

Otra cosa que he constatado es la importancia de la escenografía y los obstáculos en la mesa de juego. Mientras que en Wh40k la escenografía es básicamente una opción "interesante" (pero no necesariamente imprescindible) para mejorar la esperanza de vida de tus tropas, algo comprensible si se tiene en cuenta la escala de juego, en Infinity se convierte en algo imprescindible.
No solo por proporcionar una cobertura que es vital -al fin y al cabo juegas con entre seis y doce miniaturas-, sino porque aquí la escenografía cobra una total coherencia interna y se convierte en un instrumento narrativo de primer orden sobre el tablero: las puertas deben ser abiertas y cerradas mediante el gasto de órdenes, los muros deben saltarse y fallar el chequeo tiene sus consecuencias, etc. De este modo no son una simple ruina a la que puedes acceder por distintos puntos más o menos indeterminados, o una superficie que recorrer y luego abandonar para aprovechar la cobertura que ofrece, sino que "obliga" a los jugadores a definir los elementos de ese edificio para ser usado con propiedad: puertas, ventanas, patios, claraboyas, etc. Más laborioso para los jugadores y los modelistas, es cierto, pero un esfuerzo que a mi entender recompensa la experiencia de juego con creces. Algo que puede llegar a resultar en esto:

Imagen extraída de la web de Chuchosky

Vale, puede que esto sea hacer trampas. Normalmente uno no tiene en casa o en su local de juego una escenografía así (o sí), pero puede conseguirse el mismo resultado con medios más modestos o directamente con escenografía recortable. El caso es que en mi opinión solo con una escenografía lo bastante rica y detallada puede sacársele todo el jugo a un juego como es Infinity.

En resumen, a pesar de que la partida fue totalmente informal y de que era "nuestra primera vez" para todos los jugadores con todas las dudas y parones que eso conlleva, la sensación fue muy positiva. En cuanto encuentre un hueco volveré a probar...a ver si mi caróntida tiene más oportunidades esta vez!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...