viernes, 15 de junio de 2012

Vegetación (un poco) alienígena

Esta tarde jugaremos una partida de Infinity, que en medio del apocalipsis zombi teníamos el juego un poco abandonado. Como serán dos mesas paralelas una de ellas la haremos de temática urbana y otra ambientada de selva, así que he aprovechado la ocasión para montar un par de peanas de vegetación alienígena para ambientar los hostiles bosques de Amanecer.

Yo imagino Amanecer como un planeta de clima duro, con bosques profundos y oscuros y un relieve bastante agreste... una especie de Selva Negra a lo grande. Así que escogí una vegetación de colores poco chillones (más apropiada para Paradiso). Los materiales son simples y baratitos: ramas naturales de aspecto "dramático" (las que venden para decorar peceras son geniales, pero en el campo son gratis), algo de líquenes de modelismo...y varias setas para decorar acuarios que nunca llegué a usar.

(Perdón por las fotos, de nuevo son bastante malas. Es lo que tiene Andalucía en verano: la luz es tan cegadora que quema cualquier foto y hay que usar luz artificial. Eso, y que sigo siendo malo haciendo fotos...)


 No hay mucho que contar porque el sistema es bastante simple, la verdad. El árbol está hecho con una raíz que limpié de tierra y cortezas sueltas, pegada a una peana. Antes de pintar le di algo de pasta para madera a la peana para simular un poco el terreno, y luego apliqué "aguacola" (cola blanca rebajada con agua) al árbol para darle algo de firmeza.
Recubrí la peana con gravilla, la imprimí en negro a pincel (quería dejarle su color natural al árbol), y pinté la tierra con una capa algo aguada de marrón chocolate cuando aún no se había secado la imprimación. Al mezclarse con la pintura negra aún húmeda, obtenía distintos tonos de marrón y ganaba en variedad.

Cuando el color base estaba casi seco (no del todo), le dí una capa aguada de ocre puro. Nuevamente al mezclarse con el marrón chocolate los tonos variaban, y eso me ahorró tener que dar uno o dos lavados posteriores para matizar los colores. Luego un pincel seco muy suave de ocre, un lavado muy ligero de negro, y la peana ya estaba lista.
El árbol en sí no está pintado: tan solo le dí varios lavados de negro y marrón chocolate, seguido de un pincel seco sucesivo de Gris Medio de Vallejo, Rotten Flesh de Citadel y Marfil de Vallejo. Luego dí un lavado de Verde Ángel Oscuro de Citadel en las zonas más escondidas  para simular el verdín, y rematé con un último lavado muy suave de negro para suavizar las luces.

El siguiente paso fue colocar la vegetación. Coloqué las setas en los recovecos para simular que se estaban alimentando de la madera muerta, pegué algo de césped artificial en polvo en el tronco para simular musgo, y coloqué líquenes para simular arbustos. Las hierbas muertas son hebras de cuerda de esparto clavadas sobre la pasta de madera aún fresca (aún necesitan un lavado para darles un tono más natural).


Último paso: colocar césped artificial en la peana, dejando lo alrededores de los arbustos libres. Mezclé el césped verde (no recuerdo de qué marca) con Hierba Muerta de Citadel en cantidades desiguales para dar algo más de variedad.
Como retoques finales le di un pincel seco de Verde Goblin y Amarillo Solar al musgo para darle volumen y que resaltase algo más, que había quedado un poco tristón.


Para esta otra peana más simple utilicé el mismo método. La única variación fue que al árbol muerto le dí un pincel seco de Marrón Chocolate (Vallejo), seguido de Gris Medio (Vallejo) y Marfil (Vallejo) para darle un acabado distinto, como si el árbol fuera perteneciera a otra especie. Luego, a colocar setas gigantes, arbustos y más musgo.



En la tercera peana quería representar un afloramiento rocoso cubierto de musgo y humedad, pero no estoy seguro de haberlo conseguido del todo. Utilicé trozos de corteza para simular las rocas, y apliqué el mismo método que con las dos peanas anteriores: pasta de madera (barata y ligera) para el terreno, aguacola para dar firmeza a las rocas, y a pintar.
Las rocas las pinté con una base de marrón oscuro a pincel seco, seguido de otro pincel seco de marrón oscuro mezclado con gris y negro, y un lavado de negro. Los tonos de verdín los di como en las anteriores.





Una foto con un amable Morat que se ha ofrecido voluntario para la foto. Esta misma tarde los estrenaremos ¡Los bosques de Amanecer van a ver mucho movimiento!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...