viernes, 15 de agosto de 2014

El 18º de Port Belisario cumple cuatro añitos


Así es,  no estaba dispuesto a que se me pasara autofelicitarme como me ocurrió el año pasado. ¡Cuatro años ya de singladura! Esta particular nave ha llegado a avanzar en sus mejores momentos a todo motor con más de una entrada por semana -cosas del exceso de tiempo libre- y ahora ha desplegado sus velas solares, dejándose llevar con un ritmo un tanto perezoso y más bien errático. Qué se le va a hacer, así de caprichosa es la navegación... lo importante es que aquí seguimos.

Este año ha sido el de los proyectos no acabados, e incluso de los que siquiera han llegado a ver la luz. El escaso tiempo para pintar ha tenido su reflejo en la mayor asiduidad de los juegos de mesa y en la organización de actividades del club de juegos... pero esa no es la temática de este blog.

Entre los proyectos inacabados por primera vez nos hemos adentrado en el mundo de los wargames históricos -de los que siempre hemos sido asiduos desde el tablero y las fichitas de cartón- con la época napoleónica. Ya habéis podido ver algunos avances, pero vamos lento y aún no hemos podido llegar a estrenar el reglamento siquiera a modo de testeo ¿llegará el proyecto a buen puerto finalmente? Pienso ser insistente con el tema.



Otro proyecto que no ha llegado a ver la luz pero que acabará haciéndolo, por atrayente y asequible. Tras el lanzamiento del juego Sails of Glory (en el club hubo largos e interesantes debates acerca de si era EL REGLAMENTO que estábamos buscando. A mí me gustó más de lo que yo mismo esperaba) era inevitable que nos planteásemos construir nuestras propias flotas, y luego usarlos con el reglamento que nos viniese en gana. La casa de Langton Miniatures ha sido nuestra opción inmediata pero los bolsillos... ¡Ay, los bolsillos! En cuanto podamos, servidor piensa hacerse una flota española con la que atacar las posesiones inglesas en Norteamérica.



Nuevo proyecto que se ha quedado estancado en la fase de planificación; se trata probablemente de mi proyecto más ambicioso, y no he hablado de él con casi nadie hasta tenerlo bien estudiado. Pretendo construir mi propio tablero modular inspirado por las fotos de los míticos tableros que mostraban los hermanos Perry en las antiguas WD, en los manuales de El Señor de Los Anillos y, más recientemente, en el manual de Black Powder. Lo más realista posible, adaptable a distintas escalas y ambientaciones y visualmente atractivo. Pretendía aprovechar que en verano hay algo más de tiempo para pasar a la fase de realización...¡iluso de mí! No hay fotos aún, pero todo se andará.

Y último de los proyectos que no verán la luz a corto plazo, me temo. En Mentes Hexagonadas estamos jugando una pequeña campaña de la guerra de independencia española con el Command & Colors: Napoleonic. Se juega sobre un tablero hexagonado visualmente bastante atractivo, y como la cabra tira al monte, llevo tiempo dándole vueltas a construir un tablero hexagonado con relieve. Eso permitiría utilizarlo para toda una serie de juegos que ya tenemos en el club: Command & Colors, Memoir '44, nuestra propia versión de Axis & Allies o, quién sabe, desempolvar nuestros viejos mech y volver a jugar al clásico battletech.  Seguiré contando, porque este es un proyecto relativamente rápido y fácil de realizar.

La maldición del friki ¡Tantos proyectos y tan poco tiempo!
A todos los que seguís este humilde blog, gracias por estar ahí :)




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...