sábado, 22 de noviembre de 2014

Fabricando un tablero hexagonado ( I )

Al jugar con minis siempre le he dado mucha importancia a la escenografía. Procuro que ésta sea realista, que la distribución sobre la mesa sea lógica y guarde coherencia, y que el escenario sea lo más creíble posible. En este sentido nunca me han atraído especialmente los tableros modulares hexagonados. Reconozco las virtudes que tiene un tablero dividido en casillas hexagonadas en un juego de mesa (yo mismo también los utilizo) pero para jugar con minis siempre me ha parecido que le resta esa credibilidad de la que hablaba y que busco.

Sin embargo en nuestro club sí que jugamos habitualmente a wargames de tablero, donde el hexágono es el rey. Actualmente estamos jugando una campaña de Command & Colors: Napoleonic con la guerra de independencia española como telón de fondo, y más de una vez he pensado eso de "esta batalla, jugada en un tablero en relieve, tiene que ser la leche".

El siguiente salto lógico para una mente calenturienta era de esperar. Sin ejércitos pintados para representar batallas históricas en una mesa de juego, tal vez sería posible hacerlo en algo a caballo entre un tablero de cartón y una mesa repleta de escenografía a escala... ¿tal vez un tablero hexagonado en relieve?

Pronto me descubrí dándole más vueltas a la idea de las que debería, solucionando posibles problemas técnicos en mi cabeza y dándole vueltas al tamaño de cada elemento de terreno. Y cuando vi varios paneles que me observaban desde un rincón del cuarto acabé comprendiendo que ya me había liado yo solo.

Después de esta parrafada en estas me hallo, en plena ejecución de un mini proyecto... que ya no es tan mini. Mi idea es hacer un tablero hexagonal amplio y versátil, con elementos de terreno básicos, y que sea lo más polivalente posible para poderlo utilizar en diferentes escalas y juegos. haciendo un repaso rápido creo que en nuestro club podremos darle buen uso con el C&C:Napoleonics, Batallas de Poniente, nuestro reglamento casero de Axis&Allies, Battletech y -¿por qué no?- la versión adaptada de Flames of War.

Después de contemplar utilizar distintos materiales me decanté por el PVC espumado. Es ligero, resistente y fácil de cortar. Tengo entendido que es caro, pero un amigo me había regalado un par de láminas de buen tamaño. Primer problema solucionado.

Algunas vueltas más le di a la cuestión del tamaño de las piezas. Quería algo que encajase bien con minis de 15 mm. a los 25 mm. aunque la medida que tomé como referencia inconsciente fueron los 20 mm. (el hecho de que esté pintando varias compañías de británicos a esa escala es pura coincidencia, por supuesto). Recordé un par de hexágonos de "Planetary Empires" que venían de regalo en una vieja WD, y decidí usarlos como plantilla. Tal vez debería haber utilizado un tamaño algo mayor, pero tampoco deseo que me ocupe demasiado espacio, así que con sus 7 cm. de diámetro habrán de valer.

A la hora de guiarme con los elementos de terreno usé como referencia las plantillas del C&C:Napoleonic, de modo que crearé el mismo tipo y número que viene en la caja básica. Como es un número respetable lo haré en dos fases de trabajo, aunque con la primera serán suficientes para poder empezar a jugar con ellas.


El primer elemento a crear sería el terreno llano básico. Para ello me dispuse a marcar la silueta del hexágono con la mayor paciencia y escrupuloso cuidado, y a dibujar y recortar una retícula de hexágonos...



...de muchos hexágonos.


Lo siguiente fue dar una capa de cola y arena a la superficie de cada pieza. No me preocupé especialmente por que quedasen cubiertos completamente ya que eso contribuiría a darle variedad a la textura del terreno.



Una vez seco, y siguiendo mi particular manía de que nada se mueva más de lo debido, le di una segunda capa de cola rebajada con agua.


Capa de imprimación en negro. Luego le añadí una segunda más ligera de blanco para crear algunos parches más luminosos, pero no es en absoluto imprescindible. Lo cierto es que me apetecía experimentar un poco, y luego el césped tapa buena parte del resultado.


Aplico varias capas de tonos marrones al gusto. En realidad con una sola capa es más que suficiente, pero me sirvió de excusa para poder trastear con el aerógrafo.




Ya tengo los tonos de tierra. Ahora toca añadirle la capa de hierba, para ello aproveché la tonelada de césped que me hice siguiendo los pasos de este tutorial. Capa de cola blanca (un poquito rebajada con agua) un pincel viejo, algo de paciencia...


Para jugar un poco con colores y tipos de hierba he usado en realidad tres tipos: el césped casero como base, césped de un color verde muy desvaído (producto de una prueba fallida, que me sirve para simular hierba reseca) y el típico césped artificial de modelismo, que representará hierba más frondosa.
Una vez seco añado otra capa de cola rebajada con agua para que no se mueva ni una brizna de hierba (ya he dicho que soy muy pesado con eso de la escenografía duradera). Y este es el resultado, se aprecian bastante bien los diferentes tipos de vegetación.


La duda que me quedaba era si dejarlo como estaba o darle una capa de aerógrafo para darle variedad de tonos al color verde. Al final opté por esta última:



Primer paso del proyecto realizado. Quedan algunos detalles por retocar, como pintar los bordes blancos de marrón para que las junturas entre hexágonos no destaquen tanto, y ponerles algún tapete en la base, porque en algunas superficies las piezas tienden a deslizarse demasiado. Pero eso queda para otra entrega.

¡Como siempre se aceptan críticas y sugerencias, que siempre son bienvenidas!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...